Lesezeit/Tiempo de lectura: 9 minuten/minutos

Ella “ayudó” a los mexicanos en su movimiento de independencia. Ella “perdona” y “ayuda” a los que se lo piden. Ella “es” una garantía de ventas alrededor de su basílica en el norte de la Ciudad de México: visitando a la Virgen de Guadalupe en su día de honor, el 12 de diciembre – junto con millones de peregrinos. Una visita en el año 2018.

Villa de Guadalupe. Cada metro sobre este suelo, duro como un hueso, supuestamente tendrá que causar un gran dolor en las rodillas. Pero si la joven enfrente de la iglesia sufre en este momento, no lo refleja en su cara. Se arrastra a cuatro patas hasta la basílica, que se eleva sólo unas pocas docenas de metros delante de ella en el norte de la Ciudad de México – rodeada por una multitud que se mueve en la misma dirección, poniendo un círculo respetuoso alrededor de la mujer que lucha por llegar a la iglesia, desde la cual se escucha música y fragmentos de discurso de una misa.

Traducción del artículo en alemán, publicado en 2018

Las puertas del templo están abiertas, el olor a incienso flota en el aire. La mujer se arrastra hacia adelante, colocando una mano hacia adelante, la rodilla arrastrándola, la cabeza inclinada hacia abajo. Su destino: la Virgen de Guadalupe, Nuestra Señora, María.

Aquí, al pie del Cerro de Tepeyac, hace 487 años sucedieron las apariciones de la “Virgen” al indígena Juan Diego – en el curso de unos días en forma de una representación de María realmente nativa de España y venerada allí. Unos años atrás, los conquistadores españoles habían destruido el imperio azteca – fundando la Ciudad de México sobre las ruinas de su capital. Los templos aztecas fueron demolidos, los conquistadores construyeron iglesias con sus piedras. Y en lugar de los dioses aztecas tomó el uno su lugar, cuya fe propagaron los monjes franciscanos por todo el llamado Nuevo Mundo.

Juan Diego está recién bautizado. En su camino a la nueva ciudad de los españoles se le aparece la Virgen – la cuarta y última vez el 12 de diciembre de 1531, en forma de la Virgen de Guadalupe. Esta, de piel oscura, es en realidad española, Guadalupe un lugar en el centro de la península ibérica.

Cuenta la historia o leyenda que María, en apariciones anteriores, había exigido a Diego que le construyera una iglesia. Ahora le da otra misión, de llevar rosas del cerro para dárselas al obispo de la ciudad. Juan Diego obedece. Sin embargo, cuando se presenta ante el clérigo y extiende su capa, en lugar de las flores que había recogido, aparece una imagen magníficamente brillante de Nuestra Señora de Guadalupe en la tela – según la creencia.

En todo caso, para Juan Diego y la “Guadalupena” es el comienzo de un tradición y una veneración que, en el caso del primero, culmina finalmente con su canonización, en 2002 por el papa Juan Pablo II. Y también la Virgen experimenta un aumento constante de su „fama“ hasta su elevación a patrona de México: los luchadores por la independencia la eligen en 1810 como símbolo de su rebelión contra los amos españoles de un país, que hoy en día tiene la mayoría de habitantes de habla hispana del mundo, y los que en su mayoría se consideran católicos.

Diego hace mucho tiempo que murió, así como es pasado la historia de los conquistadores españoles. La tela, sin embargo, el “Ayate” con la imagen de María, ha sobrevivido hasta hoy – o eso dice la tradición. Y casi cinco siglos después de la aparición en el Cerro del Tepeyac, ese ayate es también el objetivo de la mujer que se arrastra hacia la basílica. Está colgado en un muro de la basílica, visible para todos, decorado con la bandera verde-blanca-roja de México. Quienquiera sea el que peregrina hacia aquí o hace con el propósito de pedirle ayuda a la Guadalupena. Para agradecerle. O hacer penitencia ante ella. La mayoría de los peregrinos vienen a pie, algunos cargando cruces y pinturas de la imagen. Y unos pocos se deslizan de rodillas por el largo camino hacia la basílica y la Virgen. Como la mujer que está a pocos metros de su destino cuando yo, el espectador, se aleja de ella.

„La Virgen, es la madre.“

Peregrina en la Basílica de Guadalupe

Horas antes, en la mañana fresca de este 12 de diciembre de 2018, Alan también está de rodillas dirigiéndose hacia la basílica. Todavía se encuentra a unos cientos de metros de la plaza frente a la iglesia cuando se detiene un momento.

Alan (*nombre cambiado) lleva un marco de fotos, María le da la espalda. Su hermana está a su lado, con un cálido cacao en la mano. ¿Por qué se obliga a aguantar este sufrimiento? “Lo hago por mis hijas”, me dice el hombre corpulento. Y que está haciendo penitencia por su pasado. Alan habla de “agresiones”, violencia. Tatuajes adornan su cuerpo. Su hermana le ofrece el cacao, y Alan empieza a moverse de nuevo, hacia la basílica.

Más historias de la Ciudad de México: ¡Inscríbete a mi Newsletter!

A la derecha y a la izquierda de él hay otros peregrinos. “Pesa unos cuatro kilos”, estima Claudia. También lleva atado a su cuerpo un marco de fotos. Ella, que vive en la capital, arrancó a las 6 de la mañana, “por creencia y devoción“.

Más tarde en este día, un sacerdote, ubicado en una pared exterior de la basílica, bendecirá todas estas imágenes de la Virgen con agua bendita. Y los peregrinos le extenderán sus pinturas tan pronto como meta el hisopo en el agua. Las benditas gotas salpican los marcos, las imágenes y los fieles que las sostienen. Tienen su propia “Señora de Guadalupe” montada en la pared de su habitación en casa; de hecho, su motivo es omnipresente – en tiendas, salas, taxis, o en la calle guardado en un pequeño santuario.

Bendición de las imágenes de la Virgen. Fotos: Miguel Castro

Volvamos a la madrugada de este 12 de diciembre: “Es la fe”, dice un hombre cansado. Está sentado en un banco al borde de la calzada que lleva a los peregrinos a la nueva basílica. Fue construida en los años setenta del siglo XX para reemplazar la vieja y ruinosa Catedral de la Virgen. El hombre en su mano derecha sostiene a un niño pequeño, envuelto en una manta, costumbre que se ve a menudo en México en vez de un cochecito de bebé.

Dice que ya habían estado en la iglesia durante la noche, celebrando la Virgen, dice el padre, y que ahora vuelven a casa. Porque es tradición cantar las mañanitas, la canción de cumpleaños mexicana, a la Virgen en la víspera del 12 de diciembre. En la televisión, los cantantes de mariachis recitan declaraciones de amor a la Virgen, y en la basílica hay bailes y misas. Él mismo no es nada creyente, comenta el hombre, pero este viaje a la Virgen es importante para su esposa. La fe. Ella duerme en el banco a la derecha de su marido, exhausta por la noche.

Justo antes de la basílica, a la derecha de la calzada, un comerciante ofrece su mercancía. No lleva una estatua de la Virgen consigo, sino la vende. “Diez pesos”, dice, la figura mide unos pocos centímetros. En Euro son unos 50 centavos. En otro lugar suena una música fuerte, una estatua de la Guadalupe del tamaño de un hombre invita a comprar en la tienda de devoción. A su lado, una pareja sirve “café de olla“ desde del maletero de su coche para los peregrinos, que aún estando cansados siguen adelante.

La procesión a la basílica está marcada por la determinación de sus participantes, al final de la cual son recompensados con un selfie frente a la entrada a la gran plaza de la basílica. La caminata, es también una experiencia de grupo. “Para algunos es el viaje la meta”, dice un amigo más tarde, observando a los peregrinos – el esfuerzo, el colorido del entorno, los compañeros de peregrinaje, la sensación de llegar, todo ello probablemente contribuye.

No todos se dirigen primero al interior de la iglesia. Rodando por la izquierda se llega a un portal lateral, situado poco más bajo que las otras entradas. Aquí, los creyentes pueden llegar directamente a la Virgen, pero no caminando. Justo antes del marco en la pared se ofrecen cintas eléctricas, seis de ellas uno al lado de la otro. Los trabajadores de la iglesia, silenciosa pero enérgicamente, instan a la gente a no detenerse. Incesantemente, los peregrinos empujan hacia la puerta este 12 de diciembre.

Desde la cinta del extremo derecho, directamente debajo del altar, los peregrinos tienen la mejor vista de la Virgen, que desde su altura observa el flujo de peregrinos con una mirada aparentemente melancólica. Es una experiencia de sólo unos pocos segundos, luego llegas al final del pasillo y la Virgen quedá detrás de ti. No te detengas, sal a la plaza, subiendo hasta la colina donde María se interpuso a Juan en su camimo. La vieja basílica sigue abierta aquí, dentro reina la calma sin palabras. “¡Silencio!” una madre silba a su hija, “¡cállate!”

El mar de fieles aumenta, el lugar se llena de gente. Casi todos son de piel oscura, el cabello negro. También la figura de la Virgen que se le apareció a Juan Diego tiene un rostro bronceado; en la televisión y en los periódicos se habla de la “Morenita”.

Cuando Juan Diego se encuentra – o se dice que se encontró – con la Virgen en el año 1531, la caída del Imperio Azteca queda atrás sólo unos diez años. El trabajo misionero de los conquistadores españoles apenas comienza a empezar. Desde sus monasterios, los monjes de la orden franciscana se dedican a la persuasión, a veces conectándose a antiguas deidades de los aztecas, chichimecas, tarascos, toltecas, mayas y otros pueblos prehispánicos de México para anclar la creencia en el dios de ultramar. En lugar de una pirámide, un sacerdote celebra la misa en una nueva iglesia en el mismo sitio.

El Cerro del Tepeyac era también un lugar sagrado antes de la conquista europea, había aquí un templo en honor de la diosa azteca de la fertilidad Tonantzin – la aparición de María en el mismo lugar puede haber facilitado la cristianización de México.

Pasa la mañana, en la plaza hay una fiesta que recuerda al México precristiano: los grupos de baile están por todas partes, llevan delantales, las plumas decoran sus cabezas.

Entra una guitarra en juego, hombres y mujeres, en sus trajes que recuerdan a los guerreros aztecas, saltan a la izquierda y a la derecha, hay clacking por todas partes – los bailarines llevan cuencos de madera en sus piernas. “Somos concheros”, dice Itzel. La joven mexicana ha estado esperando en la plaza con su madre Edith desde el anochecer; han pasado la noche aquí en una tienda de campaña.

Concheras enfrente de la Basílica de Guadalupe en la Ciudad de México

Mientras se celebra otra misa en el interior de la basílica, Edith, Itzel y sus compañeras del grupo de baile “Conchera de conquista” han puesto velas y una imagen de la Virgen en el suelo. Es “una velación”, una especie de vigilia conmemorativa, comentan las mujeres.

Han llegado desde Tepotzlán o Hidalgo, pueblos y regiones cercanas, para honrar a la Virgen. “Tenemos una gran fe”, dicen, no quieren dinero por su actuación. Petra, una compañera de baile mayor, señala: “La Virgen, es la madre”.

Mientras continúan los bailarines, echamos un último vistazo a la Guadalupe.  A estas alturas, la plaza se ha llenado aún más de peregrinos. Se dice que ocho millones de personas hacen la peregrinación a la María mexicana, año tras año alrededor del 12 de diciembre. Acercándose a la “Mamá” que vela por todos, que da consuelo y la que perdona – no sólo en este día de diciembre en una metrópoli congestionada y capital de un país que hace titulares con asesinatos, secuestros y contrabando de drogas, mientras que la gran mayoría de sus 120 millones de habitantes probablemente sólo viven sus vidas – y su fe – en paz. mc/voyyestoy.com

Autor: Miguel Castro
Traducción 12 de diciembre de 2020 del original en alemán

Kommentar hinterlassen

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht.