Lesezeit/Tiempo de lectura: 7 minuten/minutos

El Príncipe sigue vivo en la memoria de sus seguidores: En el primer aniversario del fallecimiento de José José se reunieron en Clavería, el barrio natal de la estrella mundial. Es allá donde puedo informarme sobre el afamado músico.

Se oye un canto. Es lo primero lo que me llama la atención al llegar al Parque de la China en Clavería, un barrio al noroeste del centro de la ciudad. Clavería es una zona tranquila, la calle principal está bordeada por comercios pequeños. Adentro del parque se ejercitan deportistas. Pero este 28 de septiembre su lado izquierda está reservado para José José.

Este texto se publicó en alemán el 29 de septiembre de 2020. 
Leer el texto original en alemán / Auf Deutsch lesen 

Karaoke enfrente del monumento

Al acercarme, veo delante de la estatua de José José a un hombre cantando una de las tantas canciones del músico. Lo hace sosteniendo un micro en la mano, flanqueado por otros hombres. Alrededor, gente le escucha absorto, algunos con imágenes del cantante en sus manos. Al finalizar el cantante con su actuación, ellos aplauden.

En la siguiente hora, allá en el parque en el barrio de Clavería, seré testigo de una y otra actuación musical. Un equipo de televisión se posiciona ante la estatua, más tarde el reportero hablará su texto. Flores y guirnaldas decoran la estela que porta una figura del cantante, atrás se lee su nombre: José José.

Fans de José José enfrente de su estatua el primer aniversario de fallecimiento del cantante. Foto: mc/voyyestoy.com

Si mencionas este nombre en México, te podrás posiblemente encontrarte con reacciones entusiasmadas. José José: Era EL cantante que recitaba sus baladas con una voz impresionante. Él que como joven músico alcanzó de forma repentina la fama, en un escenario televiso (con la canción “El triste”). Él que vendió millones de discos en Ámerica latina, los Estados Unidos, hasta incluso en Rusia y Japón. Él que fue ejemplo para otros músicos durante su carrera.

Una estrella con problemas

Pero José Rómulo Sosa Ortiz fue también la estrella que fue víctima de su adicción hacia el alcohol y cuya voz empezó a fallar en el curso de su vida. Ya su padre José Sosa Esquivel, de profesión cantante de ópera, había padecido el vicio por el alcohol. El hijo añadió el nombre del padre a su propio artístico en memoria.

Pero es no solo por los escándalos que se convirtió José José en noticia de su época: Después de conseguir el éxito en 1970 a la edad de los 22 años, se casó con Kiki Herrera, una “socialite” 20 años mayor y perteneciente a la clase alta mexicana.

Tras quebrantarse el matrimonio, estuvo relacionado con la actriz Anel durante muchas años hasta la separación en 1991, seguido por el matrimonio número tres. Netflix, la compañia gigante de streaming, llevó el ascenso del músico a la fama en una serie.

Al final de su vida, el “Príncipe de la canción”, apodo en relación con uno de sus éxitos, vivía en Florida. Murió allá el 28 de septiembre de 2019 a la edad de los 71 años.

El hombre triste y el barco del olvido

Pero a los amantes de los boleros de José José, ese lunes a finales de septiembre reunidos en el parque , supuestamente no les debería importar los acontecimientos en la vida del difunto. Quieren celebrarlo a él y a sus canciones. En 1970, José José saltá al reconocimiento en su país con su versión de la canción “La nave del olvido”, seguida ese mismo año por el famoso “El triste”. En los años ochenta su álbum “Secretos” irrumpió en las listas de venta. El disco 27 llega a principios de los años 90, titulado “40 y 20”. La canción de mismo título recuerda la diferencia de edad de su matrimonio con Kiki Herrera.

Oferta: Discos y CDs de José José. Foto: mc/voyyestoy.com

“40 y 20”, me responde la vendedora Emma en el Parque de la China al preguntarla cual es su canción favorita de José José, mientras que atrás al fondo se prepara otro grupo a cantar enfrente de la estatua. Emma está ofreciendo discos y CDs, algunos los mantiene en sus manos. Dice que la demanda es alta.

Al poco tiempo se presenta un joven y adquiere unos de los discos. Otros siguen escuchando las canciones de José José por teléfono o computadora: El servicio de streaming Spotify registra tan solo por “El triste” más de 94 millones de reproducciones.

El legado del músico

¿Por qué José José es tan popular, qué es lo que le define? “Su voz”, contesta Luis Gallardo al instante. El presentador de radio lleva puesto una camiseta con el nombre del cantante. Conoce la familia del músico y como él es originario de Clavería. Luis tiene una colección de discos del Príncipe. “Mi labor como oriundo es mantener vivo su legado”, explica – para siguientes generaciones, tal como lo lleva haciendo él.

“Como él ya no hay otro”, dice Margarita. La señora de 69 años mantiene en sus manos un dibujo de su ídolo, en silencio está parado al borde del grupo cantando, miembros de un club de canto que honra la música de José José. Había sido padrino de su boda, explica Margarita, su entonces futuro esposo lo conocía. En una parillada, a la que acudió con su hermana, pudo conocer a José José. “Era muy atento a la gente”, recuerda Margarita. Y era como un hermano, dice.

Más historias de la Ciudad de México? ¡Inscríbete a mi newsletter!
Miembros de la familia de José José enfrente de la estatua del músico. Foto: mc/voyyestoy.com

Otra mujer enseña una foto suya posando junto con José José. “Yo tenía como ocho años cuando lo vi la primera vez”, recuerda. Él entonces daba serenatas en el parque. Para ella, José José es el mejor intérprete de música romántica. “Nos tocó en el corazón”, sus canciones eran excepcionalmente hermosas, dice.

Acto seguido la señora se disculpa, porque llegó la anterior gerente de José José al parque. Está rodeada de reporteros y seguidores. También mi interlocutora se dirige hacia el grupo. Reglas de distancia en estos tiempos de pandemia parece que no son conocidos por todos, y tampoco tienen puestos todos de los presentes unas mascarillas.

Foto: mc/voyyestoy.com

En camino por la ciudad con el coche fúnebre de José José

Al borde de la pequeña fiesta vislumbro un carro negro fúnebre. Es con este con el que el año pasado fue transportado el feretro de José José desde el aeropuerto hacia el Palacio de Bellas Artes, tras su llegada desde Florida. Fans bordeaban entonces las calles de la ciudad para ver la procesión y daban el último adiós al chico de Clavería en el palacio.

La funeraria propietaria del coche ofrece un paquete especial. Por unos 40.000 pesos (el equivalente a unos 1500 euros) se puede alquilar el vehículo para el propio funeral, incluyendo recorrido, vídeo y servicios funerarios habituales como el ataúd, el funeral y los trámites oficiales.

“¿La demanda? Sí, es alta”, me dice una representante de la compañía, y me da un folleto de su empresa. “No lo necesito”, le respondo, pero ella sonríe y me pregunta si quisiera que me tome una foto mía delante del coche, junto a la foto de José José. Prefiero hacerlo yo mismo con su doble: José Alejandro Ordoñez se parece a su ídolo, y puede cantar como él.

“Espera un poco”: El imitador y la estrella

Quiero saber por qué canta los éxitos de José José. “Desde temprana edad que me empezó a gustar su música”, dice José Alejandro. Con el tiempo la gente expresaba su parecido físico con la estrella, hoy en día canta.

Cuando le pido decirme su canción favorita, se escucha casualmente al fondo el primer éxito de José Jose, “Nave del olvido“. Y José Alejandro la acompaña sin dudar: Espera un poco, un poquito más, para llevarte mi felicidad. Dice que José José es el rey. “Para nosotros mexicanos es el mejor intérprete de la mejor música. Lo amamos.”

“Espera, aún la nave del olvido no ha partido”, comienza esta canción. Una frase, que supuestamente sigue valida por mucho tiempo para José José y el recuerdo de él.

—— Miguel Castro/voyyestoy.com

“Lo amamos”

Imitador José Alejandro Ordoñez sobre José José


Kommentar hinterlassen

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht.