Lesezeit/Tiempo de lectura: 4 minuten/minutos

Necesitas cambiar de piso o mover una pieza, y buscas ayuda? Muy fácil en la Ciudad de México. Camionetas ofrecen “Fletes y mudanzas”. Aquí te cuento como fue una experiencia con ellos.

Hace poco teníamos una mesa de jardín por vender, grande y pesada. Las patas de hierro, el tablero de piedra. El reto: Transportarla unos cinco kilómetros hacia el hogar del comprador. En su coche no había suficiente espacio, y moverla a mano imposible.

(Auf Deutsch lesen / Leer en alemán)

El comprador hizo pues lo que todos hacen aquí: rentar una tal llamada “mudanza”, que en general son hombres jóvenes con una camioneta. Y ellos son los que se preocupan del asunto.

¿Pero cómo encontrarlos? Pues por recomendación, o simplemente buscándolos en la calle. Tienes que fijarte en camiones con las palabras escritas “Flete(s) y mudanza(s)”. Estos sobre todo los encuentras enfrente de mercados o comercios, por ejemplo al lado del Mercado de Muebles en la zona de Tlalpan.

Una camioneta con los rótulos “Fletes y mudanzas” en la Ciudad de México, zona urbana de Coapa.

Sábado, once de la mañana: La “mudanza”, anunciada para el mediodía no llegará, informa nuestro angustiado comprador. El proveedor le había informado de que tenía una avería en el motor. Ahora está buscando un sustituto. Más tarde me informará de que cree que la excusa fuese tal vez un pretexto. “Tal vez no tenía ganas.” O el motor sí se descompuso.

¿Más historias de la Ciudad de México? ¡Inscríbete a mi newsletter!

Yo en ese momento no creo que vayamos a efectuar hoy la venta, pero no importa y de todas formas estamos en casa. Una hora más tarde, nuestro comprador sí nos informa de que ha podido organizarse un reemplazo. Para las 3 o 4 de la tarde. Serán las 6 cuando finalmente se presenta con el camion y dos hombres jóvenes en nuestra parte. La “mudanza”.

Los jóvenes llevan máscaras y gafas. Estamos en pandemia. Les enseño la mesa y los posibles caminos por la casa o alrededor, para subir la mesa a su camión de modelo antiguo. Reflexionan, toman medidas con las manos extendidas y deciden subir la mesa por la casa. Pero cambian otra vez de opinión y finalmente la suben por unas escaleras afuera.

¿Transportar cosas grandes? ¡Si, tengo mi propio coche!

Aproximadamente una hora después, la enorme mesa estaba guardada en el camión, junto con otras piezas vendidas, como una mesa de ping-pong igualmente enorme. Le echo un vistazo al interior, no descubro cuerdas de seguridad, láminas de protección, mantas … no hay. Afortunadamente, todavía tengo algo de material parecido en casa y se lo entrego a los chicos.

Frente a nuestra casa, el conductor y su acompañante descansan, el sudor les brilla en las caras. Les doy dos botellas de cerveza, “para luego, después del trabajo”, les digo. “No, las abrimos ahora”, me dice el jefe de los dos y abre la chapa golpeándola en el borde del camión … y, antes que pueda decir algo, se da un buen trago.

Durmiendo la sista en una camioneta. Los troncos de madera están asegurados. ¿Èl también?

Me quedo con cierta duda en la mente. Pero bueno, creo que también fue un trabajo pesado por los 500 pesos que cuestan la “mudanza” y el trabajo en este caso – aproximadamente unos 20 euros. Una vez habíamos contratado un camión de este tipo con cuatro personas al comprar un sofá, pero tuvimos que regatear con ellos por presentarnos una cotización exagerada. Nos pusimos de acuerdo por la mitad.

Porque esto también se aplica a una “mudanza” como con muchas otras cosas aquí: el precio es una cuestión de negociación, y – recomendación – los compradores nunca deben aceptar la primera oferta.

La “mudanza” enfrente de nuestro hogar arranca. Da un giro y daña un poco una pared exterior. Me pregunto si fue por efecto de mi cerveza. Espero que no.

Pick-up beladen in Mexiko-Stadt
Camino al mercado: Una camioneta cargada al optimo en la Ciudad de México

Aquí en la Ciudad de México se ven todo tipo de transportes, y no siempre es el pequeño camión cerrado como en nuestro caso. Un día circulaba por ejemplo una camioneta de lujo delante de mi, llevando encima un bidón, un contenedor de agua. Gente tumbada atrás, sentada o de pie. Incluso la policía lo hace así. Por cierto, siempre tiene aspecto muy marcial encontrarse con dichas camionetas con un policia o militar de pie atrás, observando lo que esté delante de el. Por ejemplo un camión con verduras y frutas sobrecargado hasta por encima del límite.

Éxito viral

Pero hay una mudanza que posiblemente resplandeció todo lo que te imaginas sea posible en este país. A principios del 2021, una usuaria de la plataforma TikTok colgó un video de una furgoneta cargada – o más bien sobrecargada – que circulaba por la Avenida Reforma, en pleno corazón de la Ciudad de México.

Pasando el “Caballito”, un conocido monumento amarillo en el barrio de los periódicos de la ciudad. El video fue mencionado y compartido varias veces en los medios de comunicación nacionales.

Sí se puede en esta ciudad. Y mejor no pensar en el peso máximo permitido para esa camioneta.

Menos mal que nosotros “solo” teníamos por mudar una mesa de jardín. Y que llegase en estado perfecto al hogar del nuevo propietario. Gracias a la “mudanza”. mc/voyyestoy.com



Kommentar hinterlassen

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht.