Lesezeit/Tiempo de lectura: 5 minuten/minutos

No son grandes, las figuras del Niño Dios – pero su significado para los creyentes es enorme: el 2 de febrero se venera al Niño Jesus, bien vestido por está fecha. Te explico el porqué.

Si hubiera que describirse el aspecto de estas muñecas, probablemente se podría calificar de “amable”. La amabilidad transmite confianza, misericordia, comprensión. Es el caso de las figuras de tamaño de dos varas, que fijan su “mirada” en mi, desde un pequeño puesto de venta al sur de la Ciudad de México: los Niños Dios.

Auf Deutsch lesen / Leer en alemán

Estoy hablando de la representación infantil de Jesús – con un traje elegante, la cabeza cubierta con un cabello oscuro, las mejillas rojas. “Algunas familias tienen entre seis y siete de estos niños”, dice Maricruz – un “niño” era herencia de la abuela, otro había pertenecido a la madrina. “Hay muchos” que las tienen en casa, dice. Y tienen que ser vestidos. La ropa, la tiene Maricruz en venta.

La vendedora está al otro lado de un muro transparente de plástico que proteje su puesto de venta, separándola a ella de mi y otros transeúntes por razones de la pandemia. Me explica que para el 2 de febrero, Día de la Candelaria, las figuras obtienen un nuevo vestido. Así adornados, “se llevan a la misa y los bendicen”, cuenta Maricruz.

Si no fuese por la crisis sanitaria, Maricruz estaría ahora en la gran plaza en el centro de Xochimilco, una zona del sureste de esta metrópoli. Pero el acceso está restringido, y Maricruz puso su puesto de venta en su barrio residencial. Hasta el martes estará detrás del mostrador, de 10 a 10. Seis figuras se encuentran sobre la mesa, la pared detrás de ellas está cubierta por completo de ropa. Afuera pegó un cartel: “Se visten Niños Dios aquí”.

Niño Dios - creencia religiosa en Xochimilco
“Niños Dios” en Xochimilco

La vendedora nombra las distintas figuras que están sobre la mesa, algunas de su propiedad. Al lado derecho distingo una tabla con numerosas variaciones del Niño Jesús. La ropa corresponde al Niño Dios que se viste, me escribe más tarde. “El blanco es de niño de las palomitas. De niño de las azucenas. Es como su bautizo, es cuando lo visten por primera vez.”

Cuando el Niño Jesús apoyó a los hambrientos

Al segundo año llega otro cambio de ropa. El Niño Dios se convierte entonces en el “Niño de las uvas”, de la abundancia, de la Candelaria, o en el niño Jesús de Atocha – una versión “importada” desde España y que es asociada con haber proporcionado alimentos a unos presos. De ahí el trigo en su mano.

Tamales: El 6 de enero, día de los regalos en países hispanoparlantes, las familias en México rompen la “Rosca de Reyes”. La comida compuesta de harina de trigo y frutas (la receta la encontráis aquí) es algo especial, ya que guarda en su interior una o más figuras del Niño Jesus. Si te toca descubrirla, tienes que servir a tus amigos y parientes tamales para el 2 de febrero. Los tamales son una masa de maíz y otros ingredientes envueltos en hojas de plátano. Comida sabrosa que te deja repleta. Y naturalmente son conocidas como “desayuno” que se ofrece por las mañanas en puestos callejeros.

Cuenta Maricruz que en tiempos normales vende hasta diez de estos vestidos. Este año excepcional lleva puesto una mascarilla. Pero sigue habiendo demanda. Una y otra vez me pongo aparte para la gente interesada en los vestidos. Una mujer pregunta por el precio. “Traiga a su Niño”, le pide la vendedora, así podrá calcular el costo. Otra transeúnte pregunta por accesorios para San Judas Tadeo (que también es muy venerado en México).

Maricruz seguirá ofreciendo los vestidos hasta el martes. Quien sabe, el próximo año volverá a atender a sus clientes en el centro de Xochimilco, en los días alrededor del Día de la Candelaria.


Extra: El Niñopa de Xochimilco

Existe una figura especial del Niño Jesus llamado “Niñopa”. Cada año, esta figura de madera de más de 400 años de antigüedad (Foto en Flickr) es custodiada por una familia de uno de los 17 barrios tradicionales de Xochimilco – un deber que cuesta mucho dinero, porque el “mayordomo”, el padrino registrado, tiene que organizar las celebraciones y albergar los adornos y el equipo de la figura.

Para ser padrino hay que hacer cola: Son unos 45 años hasta que te puede tocarte serlo. Como el tiempo de espera es tan largo, la familia interesada también inscribe a hijos y nietos como futuros “mayordomos”.

Casa del Mayordomo del Niñopa 2019 en Xochimilco. Foto: mc/voyyestoy.com

Llegado el momento, el Niñopa es entregado al cuidado de la nueva familia el 2 de febrero respectivo, acompañado de una misa, danzantes tradicionales (chinelos) y miles de espectadores. La casa de los padrinos se convierte entonces en el centro de los creyentes durante un año, pidiendo ayuda o apoyo al Niñopa. En el caso del 2021 en cambio parece que no hubo cambio debido a una disputa entre los participantes.

Más información y videos acerca del Niñopa en su página oficial en Facebook.


Kommentar hinterlassen

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht.